¿Existe burbuja en la gestión pasiva?
Burbuja económica

fecha

En el mercado se está hablando de si existe o no una burbuja en la gestión pasiva, refiriéndose en concreto a la gestión pasiva “indexada”.

Ante esta pregunta que se hacen algunas personas, me surge la duda:

¿Se refieren a que este tipo de gestión provoca una burbuja en los mercados financieros o que el incremento en el interés de este tipo de gestión se considera una moda?

Vamos a explicar resumidamente, en qué consiste la gestión pasiva indexada y por qué, ya desde hace años, existe un creciente interés en este tipo de gestión.

¿Qué es la gestión pasiva indexada?

En líneas muy generales, se pueden distinguir, tres tipos de gestión:

  • La gestión activa intenta activamente buscar oportunidades coyunturales de inversión en los mercados financieros. Se trata de seleccionar activos infravalorados o con mejores expectativas futuras y encontrar el mejor momento en los mercados para cada uno de ellos. La gestión activa a través del análisis y la gestión busca hacerlo mejor que un determinado mercado en su globalidad (“batir al mercado”). El Value Investing está dentro de esta categoría.
  • La gestión pasiva se centraría en hacer una buena selección de activos y esperar cierto tiempo para comprobar los resultados intentando hacer los menos movimientos posibles en la cartera también para reducir los costes de transacción. Estrategias como “buy and hold” (comprar y mantener) y baja rotación estarían dentro de este tipo de gestión. Estas estrategias de inversión están centradas en la selección de activos y en el largo plazo, con independencia de las fluctuaciones de los mercados financieros en el corto plazo.
  • La gestión pasiva indexada es un tipo de gestión pasiva que consiste en replicar el comportamiento de un determinado índice de mercado o una clase de activos.

El tipo de gestión, tal y como explicamos en el artículo de “¿qué es un fondo indexado?”, obedece a la distinta percepción que existe en relación al funcionamiento de los mercados financieros.

Resumiendo, podemos decir que un fondo indexado no cree que, haciendo una selección de los mejores activos y analizando también el mejor momento del mercado, compense el coste que conlleva este tipo de gestión para conseguir hacerlo mejor que un mercado en su conjunto.

Un fondo indexado se basa en que los mercados financieros son suficientemente eficientes fijando correctamente el precio de cada uno de los activos para que no exista esta oportunidad de análisis buscando en profundidad el verdadero valor de un activo que no está debidamente incorporado en su precio.

¿La gestión pasiva indexada provoca una burbuja en los mercados financieros?

La respuesta es que NO, en el sentido en que la mayoría se plantean esta cuestión. El flujo de entrada en los mercados financieros es el mismo, lo único es que se canaliza hacia otro tipo de productos como es el caso de los fondos indexados y ETFs.

Independientemente del tipo de réplica que se utilice: física o sintética, en la gestión de un fondo indexado, siempre debe haber una contraparte en el mercado asumiendo la posición contraria en las operaciones que se realicen.

La gestión pasiva indexada sí que provoca un efecto no deseado. Nos referimos a la eficiencia de los mercados. La gestión pasiva indexada no realiza ningún tipo de análisis individualizado de cada activo y, por tanto, no interviene en la diferenciación entre los precios de cada activo dentro del mercado.

Los fondos indexados y ETFs provocan movimientos en bloque en el mercado o clase de activo que buscan replicar.

Cuando los inversores invierten en estos instrumentos ese dinero entra en el mercado o clase de activo que intenta replicar y provoca una subida en bloque de ese mercado, sin diferenciación entre los diferentes activos que componen el mercado. Ocurre lo contrario cuando los inversores, normalmente debido a las perspectivas económicas, desinvierten en este tipo de instrumentos.

Por el contrario, la gestión activa a través de su selección de activos mejora la eficiencia del mercado. Justamente provoca lo contrario en que se basa su gestión, que es buscar ineficiencias en el mercado en el ajuste valor intrínseco y precio.  

El equilibrio entre todos los tipos de gestión y estas contradicciones son las que provocan que los mercados tiendan a funcionar correctamente. 

Lo que sí es cierto, y existen estudios académicos y empíricos que lo corroboran, es que debido al incremento de la inversión no racional (no basada en el análisis en profundidad de cada activo y su entorno económico), en la que se encontraría la gestión pasiva indexada, existe un creciente riesgo estructural de ausencia de co-movimientos entre los precios de los activos y sus variables fundamentales. Esto perjudica a los gestores activos que buscan que el mercado en algún momento realice un correcto ajuste del valor intrínseco de un activo y su precio de cotización.

¿El interés de este tipo de gestión se considera una moda?

Ya hace años que la gestión pasiva indexada con fondos de inversión y especialmente con ETFs van ganando protagonismo en el mundo de la gestión de activos.

Una de las razones es la facilidad que ofrecen este tipo de instrumentos a la hora de materializar la estrategia de una cartera a través del Asset Allocation (distribución de la cartera entre las categorías básicas de activos “clases de activos”).

Esto es muy útil para la inversión institucional, por ejemplo, las inversiones que hacen los bancos y compañías aseguradoras para cubrir y garantizar sus balances. 

Los roboadvisors también utilizan fondos indexados y ETFs por una razón similar. Los modelos y algoritmos de construcción y gestión de carteras, necesitan utilizar productos con una desviación mínima (“tracking error”) respecto a la clase de activos que utilizan para su Asset Allocation . Los fondos indexados y ETFs cumplen esta función pues es un instrumento cuyo objetivo es replicar un índice de mercado o una categoría de activos.

También, es indudable las bajas comisiones de gestión que tienen este tipo de productos respecto por ejemplo un fondo de gestión activa o una cartera discrecional. En otro artículo abordaremos con más profundidad, las razones que subyacen en la gestión pasiva indexada como es un ETF y que conducen a poder ofrecer estas bajas comisiones de gestión.

El incremento de popularidad que tienen este tipo de instrumentos es debido a la publicidad en sus bajas comisiones, unido a que existe un debate sobre si la gestión indexada ofrece mejores ratios de rentabilidades ajustada a riesgo respecto a la gestión activa: Barómetro Morningstar Europeo Activo/Pasivo (Dic 2021) | Morningstar

¿Un fondo indexado es la mejor opción?

En muchos casos no se trata de mayor rentabilidad o menor rentabilidad sino el producto más adecuado a cada perfil inversor. Sólo hay que tener en cuenta que en la gestión indexada las caídas de mercado repercuten exactamente en la misma dimensión y tiempo en el fondo. 

Mientras que en la gestión activa encontramos categorías como por ejemplo de retorno absoluto (buscar una rentabilidad muy moderada primando la reducción de riesgos con finalidad de cubrir la demanda de inversores que buscan únicamente preservar el capital). 

Encontramos así fondos de inversión flexibles, que en muchos casos buscan también un retorno absoluto. Su principal característica es la posibilidad de cambiar rápidamente su estrategia en función de lo que ocurre en cada momento en el mercado, gracias a la libertad que disponen a la hora de escoger los activos en los que invertir frente a los fondos de inversión tradicionales. Muchas veces están obligados a respetar una serie de rangos mínimos de inversión al construir su cartera de inversión.

Independientemente del atractivo que ofrecen los instrumentos de inversión indexados, muchas veces, las modas son inducidas y el inversor debe conocer qué es un fondo indexado y cuáles son las razones por las que considera que son más adecuados para él. Al escuchar una opinión a favor o en contra, hemos de ver si hay sesgo y existe un interés por parte de quien emite esa valoración.

Más allá del debate de qué tipo de gestión ofrece mayor o menor rentabilidad ajustada a riesgo o es más adecuada a cada tipo de inversor, es indiscutible que la diversificación es el instrumento que logra mejorar la calidad de nuestras inversiones y por este motivo, invertir en diferentes tipos de gestión y diferentes clases de activos (renta variable, renta fija y materias primas) también significa diversificar nuestras inversiones y mejorar la calidad global de nuestra cartera.

¿Te gustó el artículo? Compártelo:

¿Tienes un comentario o consulta?

*Campos obligatorios

Consentimiento*
Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Más
artículos