El equilibrio entre la razón y la emoción
Equilibrio razón vs emoción

fecha

Para establecer una implicación entre las inversiones financieras y un inversor particular, es necesario establecer un vínculo emocional con sus inversiones. Este vínculo emocional al que nos referimos es complejo, y va más allá de las expectativas de rentabilidad o las experiencias de los resultados obtenidos. Existe un componente que es muy importante y es el tipo de instrumentos con los que se materializa una estrategia de inversión.

Introducimos los conceptos de cartera metodológicamente bien construida y cartera emocionalmente adecuada. Una cartera metodológicamente bien construida obedece principalmente a la adecuación del nivel de riesgo entre esta cartera y el perfil del inversor, y a la selección de los activos y vehículos más adecuados para materializarla.

Una cartera patrimonialmente bien construida, muy eficiente y diversificada, podría ser un portafolio compuesto únicamente por fondos de inversión o/y ETFs de diferentes características y estilos de gestión. Podríamos incluso construir una cartera que replicara la cartera global de mercado. Esta es una excelente solución con buenas rentabilidades por unidad de riesgo a largo plazo. Existen en el mercado plataformas de Roboadvisory (asesoramiento robotizado) que proporcionan este tipo de carteras incluso fondos de inversión que invierten en la cartera de mercado global.

Sin embargo, a una cartera construida así le faltan componentes que creen un vínculo emocional y que generen una mayor implicación y aprendizaje. Si invertimos un determinado porcentaje de la cartera en ciertos activos individuales con los que tenemos ciertas preferencias, incluso en activos de más riesgo, incrementamos sustancialmente nuestra implicación sin apenas repercusiones en la modelización y construcción de nuestra cartera. Lo más importante es ajustar el riesgo del resto de la cartera para permitir la inclusión de estos activos más emocionales, que en la mayoría de casos tienen implícito más riesgo.
Introducimos así el concepto de cartera emocionalmente adecuada, que nos permite una mayor implicación y sin duda nos proporciona de forma controlada ciertas dosis de adrenalina que no pocos inversores particulares están buscando.

¿Te gustó el artículo? Compártelo:

¿Tienes un comentario o consulta?

*Campos obligatorios

Consentimiento*
Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Más
artículos