¿Qué debemos saber antes de invertir?
Hombre haciendo cuentas antes de invertir

fecha

Si estás pensando en invertir dinero para obtener una rentabilidad, debes saber que esta es una operación que puede salir bien, pero que también conlleva sus riesgos. Por ello, vamos a darte algunos consejos básicos que deberías saber antes de tomar la decisión de invertir.

¿Cuánto dinero vas a invertir?

Antes de invertir, lo primero que has de decidir es la cantidad de dinero que vas a destinar a las inversiones financieras.

Los mercados están sujetos a cambios

Los mercados financieros tienen constantes fluctuaciones. El término volatilidad es el más utilizado para describir y medir esta incertidumbre provocada por los movimientos en los precios de los activos financieros.

Adicionalmente, existen periodos de mercado donde los movimientos de los precios son más acusados y cada cierto tiempo se producen periodos de crisis y los precios de los activos caen de forma brusca.

Invertir en los mercados financieros implica necesariamente asumir que nuestras inversiones siempre estarán sujetas a este tipo de fluctuaciones. Si vas a invertir en los mercados financieros el dinero que vas a invertir ha de ser dinero que durante el periodo de inversión no vayas a necesitar.

Por esta razón, invertir con el objetivo de obtener ganancias a corto plazo, inevitablemente tiene asociado un alto riesgo. Más aún, cuanto mayor sean nuestras pretensiones de ganancias, mayor será el riesgo asociado. Ten siempre presente que a mayor rentabilidad esperada, mayor riesgo asumido. De nuevo, asegúrate de que no necesitas el dinero que vas a invertir ya que quizás puedas perder.

Todo lo contrario ocurre con las inversiones a largo plazo, donde la capacidad de poder esperar y superar caídas de mercado, te permite asumir mejor riesgo de tus inversiones. Con una visión a largo plazo evitarás tener que materializar posibles pérdidas en tus inversiones por eventuales necesidades de liquidez. 

¿Cuánto riesgo estarías dispuesto a asumir?

Antes de invertir es importante también saber cuál es el riesgo que se puede asumir. Cada inversor tiene un nivel de tolerancia al riesgo que tiene que conocer. El riesgo y la rentabilidad están unidos, porque para conseguir una mayor rentabilidad también es necesario arriesgar más, y a la inversa.

También es conveniente saber que a igualdad de condiciones de mercado, los activos con mayor riesgo tienden a sufrir mayores variaciones en sus precios que los activos con menor riesgo.

Por lo tanto, en líneas generales:

Cuando las perspectivas de los mercados financieros son favorables y el mercado sube, los activos con mayores expectativas de rentabilidad generalmente tienen un excelente comportamiento

Cuando los mercados financieros están en un entorno de incertidumbre, los activos con mayores expectativas de rentabilidad, y  por lo tanto con mayor riesgo, son los tienden a tener un peor comportamiento.

Desconfía de las grandes oportunidades de inversión con alta rentabilidad y bajo o nulo riesgo. No existen en los mercados financieros.

Debes partir de una buena situación financiera

Otra de las cosas que deberías saber antes de invertir, es que tienes que estar en un momento en el que tus cuentas están bien controladas (incluyendo por supuesto tus deudas). No queremos decir con esto que si tienes algún tipo de crédito no puedas invertir, pero sí es fundamental que todo esté correcto y que partas de una situación en la que puedes hacer frente a tus obligaciones económicas.

Por otra parte, para construir un patrimonio a lo largo del tiempo y conseguir tus objetivos financieros, es importante que destines al ahorro parte de tus ingresos. or lo que tienes que invertir con el dinero que te quede después de hacer frente a tus pagos y destinar una cierta parte de lo que ganas al ahorro.

Es importante mantener una actitud serena

Una vez que sabemos que invertir tiene sus riesgos y que el mercado está sujeto a variaciones, es fundamental tener una actitud serena para invertir. Para invertir es importante pensar en positivo, ya que si realmente no se cree que las cosas puedan salir bien, ¿para qué invertir?

Una cosa es ser precavido, conocer el dinero que se puede invertir  y qué nivel de tolerancia al riesgo se tiene, y otra muy distinta estar pensando en negativo cada vez que los mercados tienen caídas. Lejos de esto, invertir supone más bien una combinación entre prudencia y serenidad.

En la diversificación está la clave del éxito

Una persona poco experimentada en inversiones puede cometer el error de invertir toda la cantidad de la que disponga para este fin en un mismo producto. Sin embargo, es mucho mejor tener las inversiones repartidas, ya que de este modo, mientras en algún tipo de inversión las cosas no salen como se quiere, otras pueden salir mejor.

Perder es normal, y ganar también

Antes dijimos que para invertir es importante mantener la calma, y es así. Pues bien, al hilo de esto, también hay que tener en cuenta que es normal que algunas inversiones dentro de tu cartera no salgan tan bien como esperabas.

No podemos predecir el comportamiento de los mercados financieros y tampoco el de ciertos activos. Podemos encontrarnos de forma inesperada que ciertos activos no se comporten como esperábamos. Por eso se recomienda, además de  no arriesgarse más de lo que se puede al invertir, diversificar adecuadamente.

Ya hemos dicho que la inversión conlleva un riesgo, y por eso hay que saber que si se está dispuesto a invertir, también hay que estar dispuesto a asumir riesgos. Asumiendo ese riesgo, se puede conseguir el éxito en las inversiones.

¿Te gustó el artículo? Compártelo:

¿Tienes un comentario o consulta?

*Campos obligatorios

Consentimiento*
Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Más
artículos